“La tarea número uno de Chile es crecer, el resto es música” La frase del ex Presidente Lagos refleja a la perfección los desafíos que enfrenta nuestro país. Pero esta idea no ha encontrado mucho eco al interior de la Nueva Mayoría, la cual, en un difícil escenario electoral, apunta a hacer todo para lograr no perder el poder. Es necesario poner atención al mensaje del ex Mandatario, toda vez que simboliza el momento que vive Chile: bajo crecimiento, estancamiento en la generación de empleo, mayor déficit fiscal, etc., pasaron a ser conceptos que escuchamos a diario y que no pueden transformarse en un común denominador de la economía nacional.

Bajo este contexto, es que debemos analizar las propuestas de reforma que se hagan en torno al sistema previsional. No es irrelevante qué se haga y quién lo haga con el 5% de cotización adicional anunciado por la Presidenta. Tampoco lo es el sistema de incentivos que se genere para que nuevos actores entren a la industria de las administradoras de fondos y, menos aún, las normas de inversión que se les apliquen. De esta forma, las decisiones que se tomen en torno al sistema previsional no sólo deben tener el foco en las pensiones, sino que también necesariamente deben abordar el impacto de estas medidas en la economía en general. En este sentido, la lógica de dividir el 5% de cotización adicional, en un 3% para cuentas individuales y un 2% a un fondo solidario, no apuntan en la dirección correcta, toda vez que desincentiva el ahorro de las personas, quienes verán en este fondo solidario una garantía de pensión mínima sin importar los requisitos que se establezcan para ella.

Por otra parte, también es importante quién se haga cargo de estos recursos. Dejando a un lado los distintos eslóganes contra las AFPs, hay un asunto claro (incluso reconocido por el Ministro Valdés): las administradoras han cumplido su mandato. Han sido la industria con mejor rentabilidad de los fondos ahorrados en el país, lo que trae consigo un impacto directo a las pensiones. Así, la desafortunada frase de la Ministra del Trabajo – “Ni un peso más a las AFPs-  demuestra que en este debate primará la ideología, una vez más, por sobre el objetivo central: mejorar las pensiones.

Al parecer, nuevamente tendremos que quedarnos con la música, desaprovechando la oportunidad de lograr una mejora real a las pensiones y a la economía nacional.

Felipe Rössler, La Segunda, 10 de Agosto de 2017