Gabriel Boric se hizo eco en su columna de injustas imputaciones realizadas a la Fundación Jaime Guzmán por una nota de Mega sobre asesorías parlamentarias. Una primera imputación fue que los contratos e informes eran idénticos. En diversos medios hemos aclarado que el hecho de que fueran idénticos obedece a una razón obvia que se deduce al solo leerlos: los diputados se suscribieron a un mismo producto de entrega periódica. Luego Boric acusa que de los informes “la mitad eran plagiados a documentos de acceso público”. Aquí es donde se diluye la imputación de Mega y surge la imaginación de Boric, pues Mega señaló que hubo un único informe que coincidía en un 99% con un documento público, no la mitad de ellos. Aclaración al canal: ese único informe no coincidía en un 99% sino en un 100% y era así porque se trataba de un anexo con el mensaje presidencial. Finalmente, Boric saca unas cuentas que elevan el monto de los contratos prácticamente al triple de lo efectivamente contratado.

En el estudio del PNUD sobre “La participación de la sociedad civil en el proceso legislativo chileno”, presentado la semana pasada, se indica que la Fundación es la segunda institución que más asiste a las sesiones de comisiones en ambas cámaras y la tercera que más expone en ellas, luego de las universidades de Chile y Católica. En efecto, aunque les pese a algunos, puedo afirmar que la Fundación es el centro de estudios con el área legislativa más robusta entre todas las instituciones del rubro, con trece investigadores dedicados a asistir a las principales comisiones legislativas de manera permanente con el objetivo de colaborar en la profesionalización del proceso legislativo aportando su conocimiento especializado.

Entonces, ¿de qué se trata esta injusta alusión a la Fundación? ¿Acaso de un intento por construir posverdad? En una cuestión sí estoy de acuerdo con Boric: la transparencia es muy relevante. Y lo es porque construye confianza institucional y otorga legitimidad. Pero igualmente importantes son la honestidad y sinceridad, particularmente si se trata de autoridades públicas.

Jorge Jaraquemada, La Prensa Austral, 12 de Septiembre de 2017